Qué podría pasar con los precios si el dólar sigue subiendo

May 26, 2017

La devaluación del peso impulsada la semana pasada tras la crisis política en Brasil encendió las alarmas sobre su impacto en la inflación

 

La crisis política en Brasil tuvo su impacto económico en la Argentina, con una mayor devaluación del peso que lo llevó a su máximo histórico. A comienzos de mayo, la cotización minorista de la divisa estadounidense se ubicaba en los $ 15,61 y hoy promedia los $ 16,33, según los datos del Banco Central . Para los analistas, este salto del tipo de cambio no afectó aún en la dinámica inflacionaria, pero podría trasladarse a los precios si se acentuara la depreciación del peso.

 

"No esperamos que tenga un impacto significativo en los precios, sobre todo porque todo el mundo espera un dólar a $ 17,40 o superior a fin de año, y los valores actuales están alejados de esas proyecciones. Si bien fue un salto, está dentro de lo esperado", planteó Gabriel Zelpo, economista jefe de la consultora Elypsis, cuyas mediciones de precios arrojaron un 0% de inflación en la tercera semana de mayo.

 

"Nadie esperaba que el dólar se quedara a $ 15,20 mucho tiempo y nadie determinó los precios con ese tipo de cambio", aseguró el economista, que proyecta una inflación de entre 1,7% y 1,8% para este mes. Según el Indec, el acumulado en el primer cuatrimestre es del 9,1%.

Por su parte, Amilcar Collante, economista del Centro de Estudios Económicos del Sur (Cesur), también minimizó el impacto de la devaluación de los últimos días sobre los precios, aunque planteó que una mayor escalada del tipo de cambio podría acelerar la inflación . "Si se queda en el 3% podría tener impacto mínimo, pero si llega a irse a mayores niveles es posible que ocurra. Hablamos de un mayorista por encima de los $ 16,40 y un minorista arriba de los $ 16,70. Hay un trecho para llegar a ese nivel", planteó.´

 

Una visión similar compartió Miguel Bein, titular de Estudio Bein, quien descartó un movimiento especial de los precios por este factor. "El dólar valió $ 16 hace 14 meses y el mayorista valía $ 15,30 hace un mes. Cualquier movimiento hasta $ 16,20 no mueve los precios. Esa es la ventaja de que toda esta recuperación (del tipo de cambio) se pudo hacer sin ningún impacto en la inflación. Pero un dólar mayorista de $ 16,30 y por encima empieza a incidir, por eso hoy no sirve soltarlo tan significativamente", aseguró ayer el economista en declaraciones al programa Mesa Chica.

 

Según Fausto Spotorno, economista jefe de la consultora de Orlando Ferreres, la reciente depreciación del peso no impactará en los precios porque, en su mayoría, ya contemplaban esta cotización. "Cuando las empresas y los comerciantes hicieron sus previsiones del tipo de cambio, estaban pensando en $ 17,60 y $ 18 para fin de año y están cubiertos frente a esa depreciación", aseguró.

 

"El problema no es tanto del nivel de devaluación sino de cómo sube. No es linealmente un 2% al mes, sino que sube de a saltos y tiene cierta volatilidad. En estos niveles, no creo que genere demasiado cambio porque el empresario está viendo cómo vender con aumentos que ya puso. No hay mucho margen de aumentos, siempre que el dólar se mantenga en los niveles esperables. Si mañana sube a $ 25, se va de las expectativas", agregó.

 

En tanto, Camilo Tiscornia, de CyT Consultores, opinó que el impacto será marginal. "Lo de Brasil va a estar muy atado a lo político. No va a haber una solución rápida así que imagino que habrá volatilidad, pero mientras el dólar se mantenga cerca de los $ 16, donde ya estuvo, el impacto inflacionario va a ser muy bajo. La referencia hace tiempo es un dólar de más de $ 16 que el de $ 15,30", apuntó por su parte Camilo Tiscornia, de CyT Consultores.

 

En este escenario, Collante comparó el efecto de la crisis brasileña sobre el dólar con el impacto de otros shocks externos como el Brexit (junio de 2016) o el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos (octubre de 2016). En ambas ocasiones, la moneda estadounidense escaló hasta un 6% en las dos semanas posteriores.

"En los dos anteriores hubo una reacción mayor y hoy parece estar más controlada la situación. En el Brexit todavía había muchas cuestiones vinculadas con la macroeconomía y la corrección de precios relativos, y en el triunfo de Trump, la inflación estaba en un sendero descendiente", planteó el economista, y agregó: "La particularidad de este momento es que está a la inversa, pero el Banco Central endureciendo su política monetaria".

 

Por qué hay pass through

Cada vez que el dólar sube, el foco funcionarios, economistas y consumidores se orienta hacia los precios, que suelen moverse hacia arriba acompañando al tipo de cambio, como ocurrió con la última gran devaluación, de fines de 2015. Según los analistas, allí operan factores concretos de la dinámica económica como las expectativas de futuras depreciaciones.

 

Según Tiscornia, las variaciones del dólar impactan directamente en algunos sectores de la economía vinculados con el comercio exterior. "Eso se da sobre los productos que se pueden exportar o importar que están vinculados a un precio en dólares, como el petróleo o los electrónicos. Si el tipo de cambio sube, aumenta el costo de reposición en igual proporción, y si esos precios están metidos en el IPC, impacta en la inflación", explica el economista.

 

"En otros sectores como los servicios, que no tienen que ver con el dólar, los aumentos de precios son comportamientos especulativos que no tienen ninguna lógica", completa.

Otro factor influyente es el historial inflacionario de la economía local, que condicional las expectativas e impide que el peso sea considerado reserva de valor. "No tenemos un ancla nominal ni una moneda que permita respaldar ahorros o como unidad de cuenta. En la Argentina no pasa y usamos el dólar en esa función. Cada vez que salta el dólar, modificamos todos los precios en función de eso ", plante Zelpo.

 

"Tenemos una historia atrás de una política económica y una macroeconomía desequilibrada, no hay una moneda de referencia estable y todo se piensa en función del dólar. Es más una cuestión de expectativas, y hasta que no tengas una moneda creíble e inflación estable durante años, no se va a resolver. Sólo con esas expectativas, un salto del tipo de cambio genera remarcaciones en el momento, como una forma de cobertura", concluye Collante.

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts
Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

​© 2014 -  Centro Industrial y Comercial del LN

Desarrollado por IT Solutions.-

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus