La historia de Districoop, o cómo reconstruir una empresa sin capital

Los dueños de Naranpol no dejaron ni la marca. Los trabajadores de la sede rosarina de la empresa, que llegó a ser una marca que identificaba a Santa Fe, reconstruyeron el centro de distribución sólo con su fuerza de trabajo y la confianza de los proveedores y de los clientes."Había que hacer todo eso sabiendo que si te equivocabas había 21 familias que se podían quedar sin nada".

reciclar-tapas-de-botellas1.jpg

Los trabajadores de la sucursal rosarina de la distribuidora Naranpol lograron sobrevivir a la política de quiebra sistemática de la familia Galán. Tenían la experiencia en venta y distribución y, sobre esa base, articularon la cooperativa Districoop e iniciaron el proceso de recuperción. La tarea no fue simple: además de recuperar proveedores y clientes debieron reformular su forma de pensarse como trabajadores. "Conocíamos la zona y teníamos la confianza de los comerciantes por todos nuestros años de trabajo", recuerda Daniel Isaural, que hasta 2012 había trabajado como vendedor. La nueva etapa, que incluyó el alquiler de un depósito y la reconstrucción de las relaciones con proveedores y clientes, lo llevó a convertirse en presidente de la cooperativa. En estos tres años lograron poner en marcha la nueva empresa y pagar –a cuentagotas– sus propios sueldos: el próximo paso es capitalizarse para poder comprar mercadería y dejar de trabajar exclusivamente por pedido. Eso les permitiará tener "un salario digno para vivir".

Articulo completo:http://www.sintesisdelaregion.com.ar/sintesis/4414-la-historia-de-districoop-o-como-reconstruir-una-empresa-sin-capital

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic