El gasto público creció dos tercios más que la economía en 10 años

(*) Extracto del último Informe Nacional del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa).

El crecimiento del gasto público es tan grande que ya no alcanza con la elevada presión impositiva, el consumo de reservas del Banco Central y de la Anses, y la emisión monetaria. Por eso, se apeló a emitir deuda en dólares aceptando tasas de interés varias veces superiores a las que pagan los países vecinos. La estrategia le genera al Gobierno beneficios electorales pero implica estirar una agonía cuyas consecuencias serán asumidas por la próxima administración.

El Bonar 2024 es un título de deuda pública recientemente utilizado por el Estado nacional. Cumple con el doble objetivo de aportar recursos para financiar el gasto público y acrecentar las reservas del Banco Central por estar nominado en dólares. El Gobierno celebró que en el proceso de colocación de esta deuda se recibieran ofertas por 1.416 millones de dólares, un monto muy superior a los 500 millones que tenía previsto emitir. Algo parecido ocurrió con la emisión de deuda por parte de YPF. La contrapartida es que los inversores exigieron tasas de interés varias veces superiores a las que acceden países vecinos.

La decisión de contraer deuda bajo estas condiciones está asociada al fuerte crecimiento del gasto público. Según datos del Ministerio de Economía, entre 2004 y 2014 el gasto público nacional pasó de ser equivalente a 20 por ciento del PBI a 33 por ciento. Es decir, al cabo de 10 años el gasto público creció 13 puntos porcentuales del PBI. Para tener una idea de magnitud, este aumento equivale a 2 veces lo que se invierte en educación pública.

Tan relevante como el crecimiento del gasto público es la forma en que se financia el incremento. Con datos oficiales del Ministerio de Economía se puede estimar que entre 2004 y 2014:

-- La presión impositiva aumentó en 8 puntos porcentuales del PBI, de los cuales la Nación se apropió de 6 puntos y el resto fue a las provincias vía coparticipación.

-- Las transferencias del Banco Central, la Anses y otros organismos públicos se incrementaron en 2 puntos porcentuales del PBI.

-- El resto, o sea 5 puntos del PBI, fue aumento del déficit fiscal.

Estos datos oficiales muestran dos fenómenos muy importantes. Por un lado, que el gasto público nacional aumentó 67 por ciento por encima de lo que creció la economía. Por el otro, que menos de la mitad de ese aumento se financió con el inédito crecimiento de la presión impositiva. Para el resto se apeló a consumir ahorros previsionales y reservas del Banco Central, emisión monetaria y ahora endeudamiento en dólares a tasas muy altas.

Ver el informe completo

http://www.idesa.org/sites/default/files/documentos/Informe_Nacional_26-4-14.pdf

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts