Cómo evitar nuevos fracasos económicos

April 24, 2015

(*) Extracto del artículo firmado por el economista y publicado ayer en el diario La Nación.

 

Tras estos 12 años, la gestión económica argentina acumula un nuevo fracaso para el país. Así como el gobierno de Alfonsín terminó en hiperinflación y el final del ciclo de convertibilidad de Menem-De la Rúa terminó con la crisis de 2001-02, la actual gestión termina con una múltiple acumulación de desequilibrios.

 

Para ponderar el tamaño de la mala praxis de este último período, un ejemplo interesante es el de la política energética: la idea de desacoplar los precios de la energía respecto de los precios internacionales impidió que el país viviese el extraordinario boom de inversión petrolera de la década; en ese período --pese a que el precio del petróleo en el mercado mayorista interno fue sustancialmente inferior al precio internacional-- nuestros productores agropecuarios pagaban el gasoil al mismo precio que un productor de Estados Unidos. Ahora que los precios del petróleo bajaron, un nuevo desacople remunera a las petroleras por encima del precio internacional, pero esta vez los productores agropecuarios deben pagar el gasoil a un precio sustancialmente mayor que el de sus competidores en Estados Unidos y, encima, los nuestros reciben un precio 35 por ciento menor por las retenciones.

En síntesis: un país que necesita divisas se da el lujo de perder áreas sembradas y reducir sus exportaciones. Entretanto remunera por demás a productores petroleros que no van a usar ese dinero para invertir porque no tienen señales de política pública de largo plazo: un regalo del campo a los petroleros que no subsana la pérdida de inversiones pasada, pero limita la expansión agrícola. Toda una genialidad.

Ahora estamos completando el ciclo con una tablita a lo Martínez de Hoz para agradar a la "patria financiera", con endeudamiento chino y con contratos tan secretos que no los conocen ni siquiera los candidatos a presidente que serán los que deberán honrarlos (o renegociarlos).

Cualquier proyecto humano tiene tres preguntas: ¿quién?, ¿qué? y ¿cómo? En los tres fracasos de la gestión macroeconómica hubo una pregunta que no fue formulada. Los argentinos debatimos mucho el “quién”, poco el “qué” y nada el “cómo”. El “quién” lo responde rápidamente el presidente al elegir a un ministro de Economía. El “qué” responde a la coyuntura del estrecho horizonte de gestión. No hay políticas de largo plazo porque las urgencias del circunstancial “quién” presidencial lo impiden. El “cómo” --el ausente en nuestro debate-- refiere a los límites consensuados de los “quién”, refiere a la organización de la gestión, refiere a definir (y respetar) a los distintos actores involucrados en las decisiones, refiere a definir la misión y el sistema de incentivos de cada uno de esos actores, refiere a la evaluación del impacto de las distintas políticas y al control posterior de los resultados. Más generalmente, el “cómo” define el “proceso de decisión” de las políticas.

Desde luego, en la medida en que el “cómo” sea parte de la agenda argentina, habrá más y mejores normas que ordenen la gestión económica y social. Pautas de este tipo no evitan el error, eso es parte de la condición humana, pero acotarían sustancialmente la arbitrariedad en la toma de decisiones, permitirían un debate racional sobre el “qué”. Ese debate podrá responder a los grandes desafíos argentinos y no a la pequeña política de la próxima elección.

 

Ver el artículo completo

http://www.lanacion.com.ar/1786765-como-evitar-nuevos-fracasos-economicos

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts
Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

​© 2014 -  Centro Industrial y Comercial del LN

Desarrollado por IT Solutions.-

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus