Fin de ciclo

(*) Extracto del artículo firmado por el exviceministro de Economía y publicado ayer en el sitio web del diario La Nación.

Hay bastante acuerdo en que se acerca un “fin de ciclo”, naturalmente no aceptado por los defensores del actual esquema de Gobierno. Los ciclos son bastantes comunes en la vida económica y política. Hablando primero del sistema económico éste tiene oscilaciones, ciclos de distinta duración. Estas fluctuaciones de la economía han sido estudiadas por muchos autores, lo que se puede resumir diciendo que en economía hay ciclos: 1) cortos (Kitchin) de hasta 3 años y medio, 2) medios (Juglar) de hasta 8 años y medio y 3) largos (Kondratiev) de hasta 50-60 años. Hemos puesto entre paréntesis el nombre del autor que más estudió cada caso.

En política también tenemos ciclos, que en nuestro país desde 1930 han estado determinados por la sucesión de gobiernos militares y de gobiernos civiles y, desde 1983, por la capacidad de cada gobierno para resolver las restricciones económicas, con una duración de unos 10-12 años.

Es casi imposible separar los ciclos económicos de los ciclos políticos ya que cada dimensión tiene influencia sobre la otra y viceversa, por eso muchos autores suelen hablar de Ciclo Político-Económico (CEP), dividiendo las orientaciones políticas en oportunistas, racionales, y otras.

En este momento se habla de “fin de ciclo” de la actual gestión, que se inició en 2003 y duraría entonces 12 años y algunos meses. Esta gestión se ha caracterizado, como todas las gestiones desde 1930 y aún un poco antes, en mayor o menor medida, por gastar mucho más que el límite posible determinado por los recursos. Desde años antes del golpe de Estado de 1930 en adelante, podemos describir este tipo de acción pública con el nombre de “populismo”, haya sido aplicada por gobiernos militares o civiles, de orientación nacionalista, neoliberal, conservadora, radical, peronista o alianzas: siempre déficit fiscal enorme y la consecuencia lógica, inflación. Incluso algunos políticos importantes han defendido este procedimiento de financiamiento espurio del Estado diciendo “un poquito de inflación no nos vendría mal”, desconociendo que la pagan los pobres.

Este fin de ciclo se dará, gane quien gane las elecciones. Se ha postergado el necesario rebalanceo de la economía, llamado con el eufemismo de “sintonía fina” por el Gobierno, debido a que éste ha distribuido hacia el consumo gran parte de los stocks acumulados de bienes de capital y energía necesarios para crecer.

Ver el artículo completo

http://www.lanacion.com.ar/1786563-fin-de-ciclo

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts