¿Gradualismo o shock? Dejemos que la realidad opine

(*) Extracto del artículo firmado por el economista y publicado en el último número de Novedades Económicas, la revista del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea.


El discurso de las distintas fuerzas partidarias parece ofrecer muchas opciones respecto de cómo seguir con la política económica. Desde aplicar más de lo mismo en 2016 hasta un tratamiento de shock, pasando por el meneado gradualismo, el menú luce amplio, como si la realidad admitiera tantas variantes.

El problema está en que corregir los desequilibrios del sector externo, recuperando dinamismo exportador, que los capitales vuelvan a ingresar y que las reservas del Banco Central se tonifiquen, ninguno de esos objetivos podrá lograrse si, simultáneamente, no se avanza en el equilibrio interno, que requiere reducir el déficit fiscal, dejar de utilizar la emisión monetaria como fuente de financiamiento del Estado y recuperar el rol del peso como reserva de valor.

O sea, la realidad ofrece mucho menos margen que los discursos. Los defensores del statu quo, e incluso del gradualismo, deberían ser capaces de demostrar que la economía argentina está en condiciones de seguir esquivando esas responsabilidades, ya que 2015 está poniendo en evidencia el agotamiento del actual esquema.

Hacer poco o nada frente a los desbalances implica asumir, para un futuro no lejano, el riesgo de un fuerte desborde inflacionario y/o de una profundización de la recesión.

Ver el artículo completo

http://ieral.org/images_db/noticias_archivos/818%20-%20JV%20300315.pdf

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts