¿Tienen mucho para celebrar los pequeños productores?

(*) Extracto del artículo firmado por el economista y publicado en el último número de Novedades Económicas, la revista del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea.


Este informe analiza el impacto del Programa de Estímulo al Pequeño Productor de Granos (PEPPG) y, particularmente, se estima si los montos que se transferirán bajo el PEPPG son suficientes como para compensar los ingresos que resignan los pequeños productores por el esquema de intervención vigente.

A los precios actuales, un productor sojero resigna (transfiere) 1.317 pesos por cada tonelada que vende por efecto de los derechos de exportación (respecto de la situación sin impuesto); si la venta es de trigo los ingresos que se resignan ascienden a 845 pesos por tonelada y si es de maíz, a 446 pesos por tonelada. En el casode los cereales, además de los derechos, los costos del esquema surgen por los cupos de exportación.

Bajo el PEPPG se transferirán montos fijos por tonelada en concepto de compensación a productores de hasta 700 toneladas producidas en el ciclo 2013-14 (acumulando todo tipo de granos). Estos montos van desde 450 a 45 pesos; son descendentes a medida que crece la escala del productor.

Un productor sojero que reciba el mayor monto de compensación que establece el PEPPG estará recuperando 34 por ciento de lo que le cuesta el esquema de intervención, 53 por ciento si se trata de trigo y 101 por ciento si se trata de maíz. Un productor que reciba el menor monto de compensación recuperará 3,4, 5,3 y 10,1 por ciento, respectivamente, de la carga.

A una explotación agrícola de 50 hectáreas, que asigna la tierra en partes iguales a soja y a maíz y logra rindes medios, el esquema de intervención vigente le seguirá costando 20 por ciento de sus ingresos brutos luego de haber recibido las compensaciones del PEPPG, respecto de una situación sin intervención de mercado. Para una explotación de 100 hectáreas o más, el PEPPG pasará prácticamente inadvertido, dado que las compensaciones a recibir serán de montos muy bajos.

Solo explotaciones muy pequeñas, por caso de 25 hectáreas, tendrán una compensación importante en términos relativos. Pero incluso estas pequeñas explotaciones seguirán cediendo, luego del PEPPG, una porción significativa de sus ingresos brutos (15 por ciento) por el esquema vigente.

Para cierta dirigencia del agro, el PEPPG resulta un avance. Se trata de una

lectura muy parcial. El PEPPG valida la permanencia de una elevada carga sobre el sector como un todo y avala la continuidad de una política que genera una fuerte transferencia de recursos desde el campo hacia otros actores de la economía. Más aun, el PEPPG resulta insuficiente incluso para modificar la ecuación de los pequeños productores, quienes este año, de márgenes muy ajustados, terminarán cediendo al Estado y otros actores de la economía más recursos de los que recibirán en compensación.

Ver el artículo completo

http://ieral.org/images_db/noticias_archivos/816%20-%20JMG%20180315%20RF..pdf

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts