Brasil: la sequía afecta a una cuarta parte de la población

La severa sequía que sufre Brasil desde el año pasado afecta actualmente el abastecimiento de agua para unos 48 millones de personas, una cuarta parte de la población del país y que incluye a cinco de las mayores regiones metropolitanas, publicó ayer la prensa local.

D40.jpg

Dos informes similares, uno del diario Folha de S. Paulo y otro de O Globo, abrieron la primera página de esos periódicos y ambos coincidieron en que entre 46 millones y 48 millones de brasileños comienzan a sentir los efectos de la falta de agua y corren el riesgo de racionamiento de energía eléctrica.

Según Folha, las regiones metropolitanas de San Pablo, Río de Janeiro y Belo Horizonte --las tres mayores del país--, la de Campinas (en el estado San Pablo) y Recife, capital de Pernambuco, están en estado de “alerta”.

El estado San Pablo, el más rico y poblado del país, pasa por la más grave crisis hídrica desde 1930 y el sistema de embalses de la Cantareira, que abastece a 6,5 millones de personas (un tercio de la región metropolitana de la capital regional) opera con un poco más de 5 por ciento de su capacidad.

El reservorio usa desde noviembre pasado la segunda cota del llamado “volumen muerto”, una reserva técnica del embalse, y según diferentes proyecciones su sequía total está prevista entre marzo y septiembre, dependiendo de las lluvias.

La capital paulista ha registrado tres veces en el año temperaturas récord para la ciudad, de más de 35 grados Celsius, pero con una sensación térmica por encima de 40 grados.

Esa situación contrasta con los daños causados por las lluvias de verano que aparecen fugazmente al final de la tarde, pero cuya fuerza es suficiente para derribar árboles, causar inundaciones y provocar tormentas eléctricas con granizo.

En lo que va del año, al menos seis personas murieron en el estado San Pablo víctimas de rayos, unos 1.000 árboles cayeron en la capital regional y decenas de vehículos y casas fueron destruidos por los temporales.

En Río de Janeiro, cuyo suministro de agua depende de varios embalses del vecino estado San Pablo, las autoridades intensificaron las campañas de ahorro de agua y también estudian medidas para castigar el desperdicio, como fueron aplicadas por el gobierno paulista.

El estado Minas Gerais, cuya capital es Belo Horizonte y que también está en la región sudeste, la más afectada por la falta de lluvias, tiene igualmente sus reservorios en un “nivel crítico” de volumen, muchos de ellos sin recibir lluvias hace más de un mes.

En el noreste, una región árida y acostumbrada con la sequía, la situación se agrava ahora más con la proximidad del Carnaval, que se celebrará en todo el país entre el 13 y el 18 de febrero y que atrae una importante cantidad de turistas de otros lugares del país y del extranjero.

Según O Globo, 936 de los 1.265 municipios del sudeste y el noreste que se declararon en situación de emergencia en 2014 mantienen esa alerta.

La sequía tiene también en alerta al país sobre el suministro de energía y aunque el Gobierno niega la posibilidad de racionamiento eléctrico, ya el ministro del sector, Eduardo Braga, reconoció que por debajo de 10 por ciento en el nivel de las presas, Brasil enfrentará “grandes problemas”.

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic