El alto peso de los impuestos en la Argentina

Por Nadin Argañaraz, Sofía Devalle y Andrés Mir

(*) Extracto del último Informe Económico del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).


La última década podría considerarse en la Argentina como el período de la carga tributaria “sin límites”. La presión tributaria efectiva registró en ese lapso un sostenido crecimiento y alcanzó niveles récord en 2013. En cuanto a la carga tributaria legal, los tres niveles de gobierno han aplicado subas tributarias, ya sea de manera directa como indirecta.

Frente a este panorama, resulta de suma utilidad analizar la carga impositiva incluida en el precio final de los bienes y servicios.

El indicador más comúnmente usado para marcar el alto nivel de carga tributaria en la Argentina es el de la Presión Tributaria Efectiva, que resulta de comparar el total de los ingresos efectivamente recaudados por el Gobierno con el producto bruto generado por la economía; en otras palabras, se mide con el ratio Recaudación/ PBI.

Hasta el 27 de marzo del 2014, en función del PBI nominal publicado por el Indec, la carga tributaria determinada por el Estado argentino, en todos sus niveles de gobierno, era de 38,7 por ciento del PBI para 2013, y era 34 por ciento más alta que la de 2004 (28,8 por ciento).

La nueva medición del PBI (más alto que el calculado con la antigua metodología) arrastra hacia abajo la carga tributaria efectiva para todos los años considerados. Así, se tiene que la presión fiscal pasó de 24,1 por ciento en 2004 a 34,5 por ciento en 2013, con un aumento de 43 por ciento entre ambos años.


Ver el informe completo

https://drive.google.com/file/d/0BwPNVocxv2wBWUdqcVR6XzYwVlE/view

El alto peso de los impuestos en la Argentina

Por Nadin Argañaraz, Sofía Devalle y Andrés Mir

(*) Extracto del último Informe Económico del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

La última década podría considerarse en la Argentina como el período de la carga tributaria “sin límites”. La presión tributaria efectiva registró en ese lapso un sostenido crecimiento y alcanzó niveles récord en 2013. En cuanto a la carga tributaria legal, los tres niveles de gobierno han aplicado subas tributarias, ya sea de manera directa como indirecta.

Frente a este panorama, resulta de suma utilidad analizar la carga impositiva incluida en el precio final de los bienes y servicios.

El indicador más comúnmente usado para marcar el alto nivel de carga tributaria en la Argentina es el de la Presión Tributaria Efectiva, que resulta de comparar el total de los ingresos efectivamente recaudados por el Gobierno con el producto bruto generado por la economía; en otras palabras, se mide con el ratio Recaudación/ PBI.

Hasta el 27 de marzo del 2014, en función del PBI nominal publicado por el Indec, la carga tributaria determinada por el Estado argentino, en todos sus niveles de gobierno, era de 38,7 por ciento del PBI para 2013, y era 34 por ciento más alta que la de 2004 (28,8 por ciento).

La nueva medición del PBI (más alto que el calculado con la antigua metodología) arrastra hacia abajo la carga tributaria efectiva para todos los años considerados. Así, se tiene que la presión fiscal pasó de 24,1 por ciento en 2004 a 34,5 por ciento en 2013, con un aumento de 43 por ciento entre ambos años.

Ver el informe completo

https://drive.google.com/file/d/0BwPNVocxv2wBWUdqcVR6XzYwVlE/view

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts