La Argentina y Brasil siguen desconectados

Por Dante Sica

(*) Extracto del artículo firmado por el exsecretario de Industria, publicado este fin de semana por el diario Clarín y reproducido en el sitio web de la consultora que dirige, Abeceb.com.


Luego de su reelección, el gobierno de Dilma Rousseff ha dado señales concretas de corrección de la política económica, con el objetivo de reanimar una economía que desde hace un tiempo largo ya no crece al ritmo deseado. El último viernes, las autoridades brasileñas anunciaron un fuerte recorte del gasto para reducir el déficit fiscal, luego de que en septiembre las cuentas públicas arrojaran un resultado primario negativo récord histórico. Esta medida se suma a la sorpresiva suba de tasas decretada por el Banco Central de Brasil en su última reunión.

Estos cambios pueden leerse en Argentina como una buena y una mala noticia al mismo tiempo. Aunque la balanza se incline más en este último sentido.

Primero, la buena noticia: el reordenamiento de las cuentas públicas constituye un paso indispensable para recobrar la consistencia de la política económica brasileña, uno de los factores clave detrás del escaso dinamismo de su economía de un tiempo a esta parte. Hay que tener en cuenta que en 2014 la economía brasileña mostrará, por tercer año consecutivo, cifras de crecimiento decepcionantes. Y esto impacta de manera plena en nuestra economía.

En este sentido, una política económica en Brasil más consistente significará una economía saneada y un impulso para las ventas a nuestro principal socio comercial, en algún momento futuro.

Pero aquí radica la primera mala noticia. En el corto plazo la corrección fiscal se traducirá en un menor crecimiento del país vecino (especialmente en la primera mitad de 2015), lo que significará que nuestras exportaciones industriales deberán atravesar un nuevo año de demanda débil de parte de nuestro principal socio comercial.

La segunda la mala noticia es que ambos países seguirán fuera de compás. Es que mientras Brasil se embarca en la solución de sus problemas, en los próximos meses la Argentina continuará sumida en sus desbalances internos: falta de dólares, incertidumbre y deterioro de la actividad. Desconexión que seguiría en 2016, año en el que para nuestro vecino podría esperarse una recuperación, que podría ser incluso anterior, cuando en el nuestro recién se estarían poniendo en marcha las correcciones de política económica necesarias para recuperar el crecimiento local.


Ver el artículo completo


http://www.abeceb.com/web/content/show/674312/la-desconexion-entre-brasile%C3%B1os-y-argentinos

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts