Brasil y Uruguay: continuidad con condiciones

dante-sica.jpg

Por Dante Sica

(*) Extracto del artículo firmado por el exsecretario de Industria, publicado en el diario Clarín y reproducido en el sitio web de la consultora que dirige, Abeceb.com.

La ajustada victoria de Dilma Rousseff en segunda vuelta en Brasil y el hecho de que también en Uruguay la elección se definirá en balotaje (aunque se presume una victoria del oficialismo de la mano de Tabaré Vázquez) dan cuenta de un electorado que ha expresado un amplio nivel de divergencia. Esto pareciera indicar que si bien la sociedad latinoamericana ha optado por conservar lo “ganado” en la última década --en especial en materia de inclusión social--, al mismo tiempo reclama con creciente fuerza la necesidad de que se lleven a cabo ciertos cambios.

Así, el electorado de Brasil y Uruguay se inclinó nuevamente hacia el oficialismo, pero el voto no pareciera ser “incondicional”. Uno de los principales reclamos que se le hacen a Rousseff es por una mayor transparencia. De hecho, gran parte de la campaña opositora se centró en la corrupción. A la vez, los resultados legislativos en ambos países apuntan a que las decisiones de gobierno deberán valerse de alianzas y consensos. Si bien un Poder Legislativo dividido podría interpretarse como un golpe a la gobernabilidad del Ejecutivo, la generación de consensos a través del Congreso fortalece la democracia y otorga sustentabilidad a las políticas de Estado.

Mientras tanto, la necesidad de cambios también posee claros fundamentos en materia económica. Gran parte de los países de la región ha mostrado un deterioro de sus fundamentals macro en los pasados años. Aunque con diferencias, muchas economías vuelven a tener dificultades para expandirse (o han sufrido una importante desaceleración en su ritmo de crecimiento), y a la vez para contener la inflación, en un contexto de déficit fiscal y de cuenta corriente crecientes.

En parte, esto puede asociarse a un escenario externo que ya no es tan favorable como en el pasado. Pero también, a que una buena parte de los países de la región no ha llevado a cabo las reformas estructurales necesarias durante la última década, que permitieran dar sustento a su proceso de expansión. En particular, una cuenta pendiente es la existencia de importantes atrasos en materia de infraestructura, donde sobresalen Brasil y la Argentina, especialmente en materia energética y vial.

Ver el artículo completo

http://www.abeceb.com/web/content/show/674248/brasil-y-uruguay--decision-por-una-continuidad-con-condiciones

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts