Se estancó la mejora en la distribución del ingreso

(*) Extracto del último Informe Nacional del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa).

El Indec dio a conocer el informe sobre distribución del ingreso correspondiente al segundo trimestre de 2014. El dato más significativo es que los avances hacia una mayor igualdad se han estancado. El valor del coeficiente de Gini (que varía entre 0 cuando la igualdad es absoluta y 1 cuando la desigualdad es extrema), considerando los ingresos familiares per cápita, llegó a superar el nivel de 0,53 en 2003 luego de la última crisis. A partir de esa época se inició un proceso de mejora en la distribución del ingreso que se prolongó hasta 2012. A partir de allí, el coeficiente de Gini estimado por el Indec se estabilizó en el entorno de 0,42.

La detención del proceso de mejora en la distribución del ingreso está asociada al contexto de recesión en la actividad económica y a la aceleración de la inflación. Mientras que hasta 2013 los ingresos de las familias crecían a un ritmo superior al de los precios, en el último año el proceso se revirtió, ya que ahora es la inflación la que supera el aumento de los ingresos. A esto se agrega un cambio en la relación de los ingresos entre los diferentes estratos socioeconómicos.

En este sentido, la información oficial muestra que para los primeros semestres de cada año el ingreso per cápita familiar de los hogares tuvo el siguiente comportamiento:

-- Los ingresos del 25 por ciento de hogares más pobres crecieron a razón de 29 por ciento entre 2004 y 2013 mientras aumentaron apenas 23 por ciento en 2014.

-- En el segmento medio de la distribución del ingreso los ingresos crecieron a razón de 27 por ciento entre 2004 y 2013 y a 25 por ciento en 2014.

-- Entre el 10 por ciento de hogares de mayores ingresos el ingreso creció a razón de 24 por ciento entre 2004 y 2013 mientras en 2014 aumentó 25 por ciento.

Estos datos muestran que hasta el año pasado los ingresos de las familias crecían a un ritmo superior al de los precios, especialmente entre los hogares más pobres. Pero en 2014 estas tendencias se revierten. El aumento nominal en los ingresos de las familias no llega a compensar el ritmo de crecimiento de los precios y los hogares más pobres son los que más pierden. Es decir, la aceleración de la inflación aparece claramente asociada a una distribución más regresiva del ingreso.

Ver el informe del Idesa completo

http://www.idesa.org/sites/default/files/documentos/Informe-Nacional-28-9-14.pdf

Ver el informe del Indec completo

http://www.indec.mecon.ar/uploads/informesdeprensa/cgi_09_14.pdf

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts