El círculo vicioso del gasto público y la inflación (*)

(*) Extracto del último Informe Económico del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), firmado por los economistas Nadin Argañaraz, Ariel Barraud y M. Pía Brugiafreddo.

Ante la caída existente de la actividad económica, el Gobierno intenta revitalizarla a través de una mayor tasa de crecimiento del gasto público. El punto clave es cómo financia este crecimiento de las erogaciones. En primer lugar, lo hace a través de una mayor recaudación tributaria y de recursos de la seguridad social, lo que implica que si gasta 1 peso extra, la contrapartida es que el sector privado se quedó sin los centavos que haya pagado vía impuestos, lo que minimiza el impacto sobre la actividad del mayor gasto estatal. Por otra parte, a la brecha que aún le resta por financiar entre el peso que gasta y los centavos extras que recauda, la financia con emisión de pesos por parte del Banco Central. Este sería un financiamiento vía impuesto inflacionario, que también disminuye el ingreso disponible de los ciudadanos y por ende el impacto sobre la actividad.

La mayor emisión de pesos genera mayor inflación, lo que lleva a aumentar nuevamente el gasto público, dado que en ítems como los subsidios y las remuneraciones, el gasto está atado a la propia dinámica inflacionaria. Y más gasto público genera mayor déficit; por ende, hay que volver a emitir más, generando mayor inflación. Y así se continúa en el círculo vicioso, profundizando los desequilibrios macroeconómicos, en lugar de atenuarlos.

El gasto primario (antes del pago de intereses de la deuda) había crecido en mayo 39,5 por ciento, de manera que en términos relativos se había desacelerado, dado que en abril la tasa de 45,1 por ciento interanual había resultado elevada. En junio mostró su tasa de crecimiento nominal más alta de los últimos 7 años, de 56,5 por ciento interanual. La anterior marca histórica fue el crecimiento de 59,9 por ciento en julio de 2007 (gestión Néstor Kirchner).

El crecimiento del gasto primario durante la primera mitad de 2014 estuvo apuntalado en primer lugar por el rubro transferencias corrientes al sector privado. Este ítem de gasto ha adquirido mayor preponderancia como impulsor del gasto público, de la mano de un significativo avance de los subsidios económicos. Respecto a igual período de 2013, más que duplicó su participación en el crecimiento nominal del gasto, al pasar de 12 a 31 por ciento.

Ver el informe completo en:

https://drive.google.com/file/d/0B_FjnBPn7ue6THRfRnRDRVc3S0k/edit?usp=sharing

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Search By Tags